martes, 22 de noviembre de 2011

Mascarón de proa




A disposición del viento
¿o de las olas?
Tu exhibición lujosa
para abrirte camino sobre mi cuerpo baldío.
Despliegas el arado
y escarbas impetuosa bajo el erial
que se había olvidado de dar fruto.
Ahora germino en silencio
y me preservo
solo para que tú me horades
o rasgues con tu travesía
el océano
que surcas sobre mí en cada acometida.




(Foto. Ignacio del Río)

14 comentarios:

EMMAGUNST dijo...

IMPRESIONANTEMENTE SENSUAL

El Joven llamado Cuervo dijo...

Con el cayado abrir las aguas...

loba dijo...

EmmaG. Difícil desproveerse de la atención a los sentidos ante un territorio acogedor...Gracias por pasarte.

loba dijo...

El Joven: ...y separar los mares...o acaso dejarse perecer en ellos...

Pablo Fernando dijo...

Simplemente mágico e intenso.

loba dijo...

Pablo, agradezco el estímulo de tus palabras. Bienvenido a esta guarida.

El Poeta Maldito dijo...

Me encantó eso de germinar el silencio.
Hermoso texto.

Saludos.

loba dijo...

Solo germinando en silencio se escucha la hondura de otras voces.

Muy amable por tu parte, Maldito.

Alyebard dijo...

M'agrada.

loba dijo...

Gracias por tu opinión sucinta, Alyebard.

María Blázquez dijo...

Un erotismo fino que no deja indiferente.

Besos.

loba dijo...

Inevitable expresión ante el sentido profundo del sentido instintivo. ¿Quién no lo ha comprobado alguna vez?

Gracias por opinar, abrazo.

sinsuenyo dijo...

Me han gustado varios, pero este más. Parece más sencillo pero a la vez más sutilmente salvaje.
Saludos

loba dijo...

Gracias por el comentario, Sinsuenyo. No vas descaminado en tu apreciación.

Sigamos, saludo.