viernes, 25 de febrero de 2011

Reflejo




Hay mañanas en que el espejo me devuelve un rostro
que no es el mío pero que habla
como si me conociera desde dentro de mí.
Deja que me confunda con él.
Sumido aún en la penumbra de la que lentamente me desperezo
te elijo
con la humedad de los ojos inocentes.
Antes de que el acecho del tiempo
empañe definitivamente mi máscara.




(Foto. Diana Blok)

6 comentarios:

Cinzia Procopio dijo...

Tu poesía es muy intimista. Excelente blog y excelentes fotografías.
Gracias por seguirme y visitarme.
Saludos

loba dijo...

Gracias por pasar por aquí, Cinzia. Abrir el ser y dejar que salgan retazos de uno es bueno. Las palabras son la excusa.

Sigamos.

Helena Bonals dijo...

Gràcies per seguir-me en català!
El mirall seria el de la poesia, que "habla
como si me conociera desde dentro de mí". Molt ben trobat.

loba dijo...

En efecto, Helena, el espejo es eso. Algo que está más dentro que enfrente.

Benvinguda, gracias.

Susan Urich Manrique dijo...

No sé qué decir, uno se siente descolocado al verse retratado en las palabras de otro, siempre. Tu blog es muy bueno, leí varias entradas. Me uno. Un saludo.

loba dijo...

No hace falta decir, Susan Urich. Si al menos llegan sensaciones...

Saludo.