domingo, 3 de abril de 2011

Golem




Sopla sobre mí
una vez has moldeado con tus manos
pacientes
la blandura del barro

adapta este ser nacido para amar
a tu materia
oblígale a gemir y a desprenderse de su veta
y que te traiga la lluvia
y que rescate tu fuego
y que se envuelva en tu vendaval

hornea con su sustancia rebelde
una vasija capaz de contener su sed furiosa
donde tú te viertas

hasta enredarte




(Foto. Michal Ackerman)

8 comentarios:

quelle rpp dijo...

Me ha encantado la imagen del golem pidiendo ser moldeado a la medida de las necesidades de su creador, pidiendo vida para entregarla, para dedicársela a él, a satisfacerle… “Adapta este ser nacido para amar a tu materia”. Mucha magia y mucho amor.
Me ha gustado también tu manera de convertir esa imagen en poema.

loba dijo...

Aunque aquí el Golem se adapta al viento del hacedor de palabras su significado es apasionante. Gustav Meyrink escribió un libro sobre el personaje mítico, pleno de orientaciones simbólicas, alquímicas, de tradiciones judías cabalísticas y otras corrientes muy en boga a finales del XIX, con cierto flujo tardoromántico.

Esa idea de que somos barro, tanto los hombres como los dioses, y que de barro son nuestras aspiraciones, deseos y actos, es fascinante.

Grato y estimulante tu coment.

Almudena Vega dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Almudena Vega dijo...

Lo mas dificil iba a ser adaptarse a la materia
y a sus proceres hijos llenandolo todo"

(perdona las tildes, es el teclado de London)

Lola Torres Bañuls dijo...

He llegado desde mi blog donde has dejado varios comentario muy acertados. Gracias por tus comentarios pues me parecen de una fina inteligencia.
El poema tuyo me parece preciosos. La primera estrofa insuperale. Me gusta mucho.

Un saludo

loba dijo...

Siempre acabamos adaptándonos en mayor o menor grado a la materia; y cuando no, anhelamos hacerlo.

Saludos, Almudena.

loba dijo...

Lola, pásate cuando quieras. Me paré en tu blog porque es que a veces hay textos sugerentes sobre los que no puedes reprimir unas líneas. Tal vez es el instante, tal vez el vuelo de la palabra.

Saludos nocturnos.

jinquer dijo...

he hecho una lectura rara, llena de ironía entre padres e hijos, y otras al abrigo del tema. Es muy masticable,
Algunos poemas son de algodón de caramelo,llenan la boca con un instante de dulzor y luego solo queda vacío.
Este tuyo es de jamón del bueno
(Con mis aplausos también a los vegetarianos)
b7s