lunes, 7 de marzo de 2011

Inquietud





Sobre la oscuridad
la palabra
se erige como luz.
O eso creía.
Pero, ay, y si sólo se trata de una máscara
disfrazando las  tinieblas,
¿qué será de nosotros?




(Foto. Michal Macku)

8 comentarios:

Charcos dijo...

me está gustando, me está intrigando leerte....

las máscaras son la pandemia actual futura y pasada

creo

santi tena dijo...

no: la palabra es la luz, lo es

loba dijo...

Charcos. Gracias por pasarte plácidamente. Sí, siempre existieron las máscaras y su juego, y no solo en los carnavales. Como doble personalidad, como ficción, como escudo o como ariete, y a veces uno duda si no habrá contagiado a las palabras. Y que éstas puedan constituirse también en el disfraz de lo auténtico. No sé, son dudas.

Creo.

loba dijo...

Santi. Yo deseo que lo sea. Pero voy viendo tantas cosas...También las palabras se utilizaron y utilizan para sumergir más a los hombres en las tinieblas.

Gracias por andar por este blog.

Nueva Luna dijo...

Muy bueno, las palabras pueden ser luz o sombra...Tenés un regalo en mi blog en "Mujeres de más de 40" (pero es para menores también). Bsos.

loba dijo...

Las palabras, Luna, pueden serlo todo. Nosotors podemos serlo todo. Luces y sombras nos acompañan siempre, ¿no?

Carmela dijo...

La palabra puede ser luz .Muchas veces lo es.
Y también pueden , como bien dices , convertirse en un disfraz de la verdad.
"....una máscara disfrazando las tinieblas".
El doble discurso ( enmascarando verdades)es una realidad.
Supongo que siempre fue así.
No sé.

loba dijo...

Carmela, ahí está: doble discurso. No es tan sacra como creemos ni tan malvada como otros la visten. ¿O sí?

Pero, ¿quién renuncia a la palabra? Gracias por pasar.