domingo, 12 de agosto de 2012

Merodeo






Cómo golpea el silencio
ese frío ácido que encoge y descompone
pero la loba
seguirá merodeando
tras tus huellas
desde sus refugios sin sosiego
porque en ella
hay tantas marcas que huelen
a ti
por todas partes
que no sabe olfatear
otro camino.



(Foto. Connie Imbodem)


20 comentarios:

mailconraul dijo...

Profundo y bello poema lleno de "animalidad".

Hay hombres que dejan rastros que son perceptibles por cualquier ser, incluso por aquellos que no tienen demasiado desarrollado el gusto olfativo.

El Toro de Barro dijo...

Bendito sea Dios, muchacha, ¿eres consciente del poema que has escrito? ¿realmente eres consciente de la grandeza de este poema?

Pluma Roja dijo...

¡¡Excelente!! Felicitaciones.

Saludos cariñosos.

Mafalda dijo...

¡Muy muy bueno!
Las lobas insaciables no se cansan de seguir las huellas del camino elegido.
¡Cómo golpea el vacío!
El hueco hecho de olor.

loba dijo...

Mail. La animalidad es sustrato y acto vivo. El amor puede ampliar cada territorio del cuerpo y de las conductas, siempre pactadas. Los amantes o son exploradores o no son nada.

Bienvenido.

loba dijo...

Toro de barro: las palabras se mueven en direcciones que no siempre revelan la personalidad del emisor. Pero se agradece tanto tu sensibilidad...Respecto a la consciencia...¿y eso qué es? Tal vez un dejarse llevar, un dejarse habitar...

Buenvenido a este paraje.

loba dijo...

PLumaroja. Es lo que siento. Eres bondadosa.

loba dijo...

Mafalda: las lobas son todas bastante insaciables. Tienen siempre en el punto de mira lo que les reclama y a lo que no renuncian.

MAR dijo...

Me gusta, un poema original y sensual.
Un abrazo.
mar

Inma_Luna dijo...

muy bonito.
besitos

Omar de enletrasarte y masletrasarte dijo...

bien de principio a fin
saludos

loba dijo...

Mar, bienvenida, recorre cuanto gustes esta guarida.

loba dijo...

Inma, gracias por tus ánimos. Saludos.

loba dijo...

Siempre tan bondadoso, Omar. Se agradece tu presencia.

Amparo Donaire dijo...

Se que tendrás suerte, las lobas buscan su objetivo y no descansan hasta alcanzar su presa, evidentemente para ello tiene que haber un previo merodeo que las hace relamerse disfrutando su anticipada victoria.

Saludos desde Jaén
http://eltinterodeunaescritoraamparodonaire.blogspot.com.es

loba dijo...

Gracias, Amparo, pareces conocer bien la etología de las lobas. No obstante el zoo humano es bastante complejo y tiene sus extrañas e intrincadas leyes.

Saludos.

Garriga dijo...

ajam, además de insaciable, esta es una loba de costumbres. Cuando a un animal se le conocen las costumbres, es fácil tenderle una trampa. Je, qué gracioso soy, un loco bárbaro. Lindo, adios.

loba dijo...

Gracias por la humorada, Garriga. A veces viene bien, saludos.

ginecomastia dijo...

no es la primera ve que leo estos poemas y emocionan como la primera vez. Ya sabes que admiro el gran sentido del ritmo de tus versos con la palabra exacta. Son ambos una hermosura.

loba dijo...

Gine. Ah, ya habías pasado antes. Agradezco que los releas.