sábado, 28 de enero de 2012

Venero



Del venero de la ansiedad
fluyó tu llamada.
Rumor creciente.
Agitación.
La estrella de mar se desplegaba
oficiando su liturgia
sobre el abismo de mi cuerpo.
Caías por él
los dos caíamos
en un vórtice compartido.
Desprendimiento.
Fértil profundidad
enajenante oleaje donde catar
nuestro sabor fecundo.



(Foto. René Groebli)

10 comentarios:

EMMAGUNST dijo...

siento añoranza al leer esto...se extraña

Carmen Troncoso dijo...

Precioso poema, con un ritmo conspirador, un abrazo feliz para ti,

genetticca dijo...

Bello poema,aunque la primera línea tiene algo de insonoro, algo que no encaja,. Quizás esté hecho conscientemente, pero algo falla en el ritmo.
Venerar es adorar...venerar la ansiedad, se puede, pero" del venero de la andiedad", puede querer decir de la veneración de la ansiedad..no se, ,en fin, no me hagas caso, es algo altisonante gramaticalmente, aunque sen capte el sentido.

Un saludo

loba dijo...

Emma. ¿Añoranza? ¿Y eso?

loba dijo...

Conspirar con la palabra es conspirar con tu mundo interior. Gracias por comentar, Carmen.

loba dijo...

Genetticca, gracias por pasar. Venero es sustantivo en este caso. Es el manantial. Por ahí van los tiros.

Un abrazo.

enletrasarte(Omar) dijo...

buen poema
saludos

loba dijo...

Omar. Estimula tu bondadosa opinión. Saludos.

Leni dijo...

Un comunión perfecta
en un éxtasis compartido...
Que mejor que un llamada??

Besos

loba dijo...

Leni, lo expresas muy bien, aunque nada hay perfecto.

Buena noche.