miércoles, 22 de diciembre de 2010

Corriente



Esa densa pizca de sal
                         que pones en mi boca
sabor a mineral que emerge de tus muslos hirientes
navegación de sangre
                         la agitada corriente me lleva o bien hasta tu puerto
o acaso hasta las rocas
el oleaje no distingue los límites del sueño
                         perezco entre tu cuerpo de serpiente
me salvo cuando te has saciado
en mi



(Foto. Diana Blok)