martes, 9 de noviembre de 2010

Ruego




Deja caer la sal
entre las grietas de mis labios.
Cura.
Escuece pero su sabor
lleva el perfume de las lágrimas.
También la acidez.