miércoles, 17 de noviembre de 2010

En mi desorden



Cuando no oigo tu voz
soy el desorden
tu voz
viajera ya conmigo desde la creación
de las palabras
¿cuántos desiertos habremos atravesado
sin saber si nos cruzábamos por el camino?
tu voz recitándome
apacible o enérgica mientras te buscaba
ahora
mece pues con tu voz el borde
de la mía
y cuando el silencio de la vida te hiera
deja que alivie con mi boca
tu sien


(Foto. Larry Clark)