viernes, 31 de agosto de 2012

Confesión





Aunque quieras apartarme
y yo calle
te confieso:
no sé mirar
                sino hacia ti
esa luz
          la imprescindible.


(Foto: Anders Petersen)


18 comentarios:

Darío dijo...

Imposible resistir...

Garriga dijo...

y por qué habría de apartarte, si te alejás, vendría la oscuridad. O es que se puede brillar solo?

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

El amor no desvía la luz de su foco, así se presenten rémoras, y desaires...Un abrazo. carlos

Elcaligrafista dijo...

la luz siempre es el camino...

mi beso (

mailconraul dijo...

Todos los atributos son pocos para tanta contrición...

Mafalda dijo...

Preciosa manera de llamar al amor, luz. La luz imprescindible...
Abrazos.

Pluma Roja dijo...

Me gusta esa manera de decir: Te amo.

Besos.

loba dijo...

Así es, Dario.

loba dijo...

Ese es el temor: la oscuridad del apartamiento.

loba dijo...

Carlos A, puede ser, gracias por tu opinión sincera.

loba dijo...

Caligrafista, al menor hay que intentar que lo sea.

loba dijo...

Mail, y un punto de contrición da al alma la salvación (en el Juan Tenorio dixit)

loba dijo...

Naturalmente, Mafalda, vital.

loba dijo...

Pluma, sí, al menos en este momento esa es la manera, gracias.

Marta Annie. dijo...

Precioso.. cada persona tiene una luz imprescindible para alguien.. :)
Sigue así!
Besos desde:
http://www.sicatorcevidasondosgatos.blogspot.com.es/

loba dijo...

Muy acertada, Marta Annie...tiene o es esa luz. Gracias por tu paso. Veré tu blog.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Cómo el amor nos hace imprescindible al otro. UN abrazo. carlos

loba dijo...

Y su carencia nos hace crujir, Carlos.