martes, 3 de julio de 2012

Enroque





              Enrocado a la fuerza por la sombra
que te oculta a mis ojos
              cómo evitar
esta extrema debilidad
que enflaquece mis sentidos
y vuelve onerosas
              las horas de ausencia.




(Foto. Martin Stranka)

17 comentarios:

EMANUEL. dijo...

Que hermosos tus textos loba! llenos de pasión y sentimientos, es un placer leerte. abrazo.

Mafalda dijo...

Intenso, desnudo, total...
"Enflaquece mis sentidos", qué bien definida la desgana y anulación.
Abrazo, loba.

Darío dijo...

No tengo la respuesta...

Lapislazuli dijo...

Debilidad por ausencia, profundidad con tus letras
Un abrazo

Giuliana dijo...

yo no puedo evitar nada que me atraiga terriblemente...y ni quiero evitarlo

Saludos

Giuliana dijo...

me encanta esa frase: saciate o perece :)

Omar de enletrasarte y masletrasarte dijo...

genial
saludos

loba dijo...

Emanuel, gracias por tu aprecio. Un abrazo fuerte.

loba dijo...

Mafalda, los sentido a veces se sienten huérfanos, y ansían ser acogidos nuevamente.

loba dijo...

Darío. Habrá que seguir buscándola. Gracias.

loba dijo...

Lapislazuli, debajo del asfaltado cotidiano de la inercia y la abulia, puede estar la playa de los sentimientos más fértiles. Un abrazo.

loba dijo...

Giuliana, bienvenida. Evitar las poderosas atracciones es siempre tan arriesgado como asumirlas a ciegas. Debemos confiar en nuestro instinto y en nuestra experiencia.

Esa frase-lema (sáciate o perece) suena maximalista, pero a veces hay que proponerse el todo o el nada, siquiera por avanzar algo.

loba dijo...

Omar, siempre tan generoso en tu apreciación, bien.

Alma dijo...

Pasión a flor de piel.

Realmente bueno,

Alma :)

loba dijo...

Bienvenida, Alma, bien definido por tu parte lo de pasión.

Gracias por el estímulo. Pasa cuando gustes.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

La ausencia, cómo debilita la carne y el pensamiento: nos vuelve lóbregos, lasos y laxos. Un poema en la dosis de la greguería, con un universo inmenso de sensibilidad. UN abrazo. carlos

loba dijo...

Muy intuitivo, agudo y preciso eres Carlos. Y aunque no te privo de razón, quiero pensar que también puede operar como fortalecimieno interior esa ausencia. No deja de ser una prueba.

Gracias por tu sensibilidad.