domingo, 6 de mayo de 2012

Tu animal





Soy tu animal. Mi olfato
te detecta y pone en guardia cada palmo secreto
que se agita incontenible
antes de que estés en mi presencia.
Llegas y me miras
robándome los ojos
llegas y me hablas con un ligero y sugerente vaivén
de los labios
llegas y te plantas para que yo vacile
llegas y enredas tus dedos gélidos
entre los cabellos de mi sien.
Juegas con mi instinto sediento y lo domeñas
me cercas
me conduces a un espacio de servidumbre
donde no me deseas apaciguado
sino solo dúctil.
No te sosiegues mi pequeño bárbaro,
me ordenas imperativa,
no ocultes las pezuñas que desbrozan la hierba
cuando corres hacia mí.
Despójame de mi última resistencia,
y muerde con tu boca de Fauno hambriento
como si fuera la última cena
entre dos presas.




(Foto. Antoine d'Agata)


13 comentarios:

EMMAGUNST dijo...

No me muerdas...sensibilidad extrema. Pero me quedo con un verso:


Despójame de mi última resistencia

Elcaligrafista dijo...

La sensualidad coincide con la animalidad del deseo

El Joven llamado Cuervo dijo...

Hambre es lo que nos sobra...

loba dijo...

Ay, Emma, yo también, yo también. Olfatos animales que tenemos.

loba dijo...

Caligrafista. No me había planteado una sensualidad no animal, desde luego. Claro que existen otras manifestaciones digamos "animales", pero me quedo con la que potencia el deseo, como bien dices.

loba dijo...

Cuervo, y ya sabes: cuando hay hambre se mendiga. Pero hay que vivir en pie, ¿no crees?

Pluma Roja dijo...

Mucha sensualidad en tu texto.

Me gusta, bien hecho.

Saludos cordiales.

Pluma Roja dijo...

Vine a agradecer tu visita en mi blog y te sigo.

Nos leeremos.

loba dijo...

PlumaRoja guatemalteca, muchas gracias por tu amabilidad. Seguiremos visitándonos, de acuerdo.

FERNANDO SANCHO dijo...

Hola. No diré nada, han muerto mis palabras ante Tu animal.

Saludos.

loba dijo...

Fernando, qué contundencia la tuya. No sé qué decirte a mi vez.

Gracias por seguir leyendo aquí.

Saludos.

Mercedes Ridocci dijo...

Pasión sin reservas.
Me gusta.
Un saludo.
Mercedes.

loba dijo...

O reservado a la pasión por sí misma.

Gracias, Mercedes, por pasar y por atender estas letras.