martes, 17 de enero de 2012

La materia



Dejo que me desnuden las estrellas.
Esa materia que me imanta
cuando no están tus manos escarbando
mis cabellos.
Cierro los ojos y una luz lejana 
se extiende
humedeciendo todo mi cuerpo.
Al entreabrir los labios
sólo apareces tú.
Anhelada fulminación
que me ausenta del mundo
y desaloja mis carencias.



(Foto. Antoine D'Agata)


16 comentarios:

Ina dijo...

Adicción!
Un saludo.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Esa luz, ese encandilamiento...

loba dijo...

Ina, te aseguro que yo la siento como tal. Pero purificante, no esclava.

Cordial.

loba dijo...

La luz en el momento oportuno. Conjurando la acechanza del vacío o sencillamente la soledad.

Lapislazuli dijo...

interesante luz que borra el vacio. Un abrazo

loba dijo...

Y que permite mirar dentro de uno mismo, Lapislázuli. Un abrazo.

Leni dijo...

El sustitutivo de las manos deseadas puede estar en cualquier parte que te ausente del mundo y te colme de estrellas.

Intimismo dulce el de tus letras

Un beso y feliz finde¡¡

loba dijo...

Estás en la onda, Leni. Pero solo es sustitutivo. Escribir puede ayudar pero jamás suplanta el tacto de unas manos (por ejemplo)deseadas o añoradas.

Gracias por pasar. Buen estar.

no es lo que parece dijo...

Que te ausenten del mundo y desalojen tus carencias...la imagen tiene mucha paz. Te dejo un abrazo

loba dijo...

Gracias, noesloqueparece. Las carencias ¡ocupan tanto! Prefiero la presencia.

Un abrazo.

genetticca dijo...

Es bueno desear ,mejor practicar, no olvidar nunca, retener en la menoria .
Esse poema requiere mucho relax.

Un saludo

loba dijo...

Fases diferentes. Ciclos, tiempos, mentes. Dejarse llevar...el mejor relax. Saludos Genettica.

Amanecer Nocturno dijo...

Muy muy intenso el desnudo realizado por las estrellas, y todo lo que viene después.

Un beso, me alegro de descubrir tus poemas.

loba dijo...

Agradecido por tu presencia y tu palabra estimulante. Pasea cuanto gustes.

Gracias, Amanecer.

Carmen Troncoso dijo...

Poema profundo, canto al amor, un abrazo,

loba dijo...

Carmen, hay que echar mano del ritmo de las palabras y agradecer a la materia.

Un abrazo.