martes, 28 de junio de 2011

Robo



En el borde de las horas
hay un instante fugaz
en que perezco.
A veces no es tan pasajero:
extiendo la mano y el sueño
me la roba.
Pero eres tú
ladrona indócil
quien se queda con mi tacto.



(Foto. Eric Kellerman)

miércoles, 22 de junio de 2011

Corales

Creo habértelo susurrado:
me gusta amarte desde mis debilidades.

La fragilidad me abre,
agiganta mi generosidad
y forma una barrera de coral protectora
en torno a ti.



(el sistema Blogger no deja bajar foto)

lunes, 20 de junio de 2011

Léxico



Comprender las palabras
puede llevarte una vida entera.
Por ejemplo anhelo
por ejemplo caminar
por ejemplo manos
por ejemplo mirada.
Y a medida que cito me sorprendo.
¿Debo continuar la lista?
Todas las palabras me parecen recientes.
No se trata de un nuevo aprendizaje.
Es saber que estaban esperando este momento
y solo estaban hechas para esta mujer.
A la que ofrezco mi léxico.



(Foto. Aira Manna)

jueves, 16 de junio de 2011

Reconstrucción





Me invades y me ocupas.
Me ocupas y me extiendes.
Me extiendes y me tomas.
Me tomas y me rasgas.
Me rasgas y me abres.
De par en par
recorres cada oquedad de mi ser.
Reconstruyéndome.



(Foto. Ralph Gibson)

martes, 7 de junio de 2011

Avidez




He soñado con tu boca.
Me daba de beber.
Al despertar tenía los labios resecos
y agrietados.

No fue suficiente
o tenía mucha sed.



(Foto. Eric Kellerman)

domingo, 5 de junio de 2011

Procedencia




Vengo de una llamada deslizante
que construiste con letras.
Más tarde supe que fue una mirada larga
la que había seguido mis pasos.
Y aquí estás.



(Foto. Ralph Gibson)

sábado, 4 de junio de 2011

Puerta




Tras pulsar tu mirada
se abrió una puerta de par en par.
Amable estancia
donde el silencio nos comunica
cálidamente.



(Foto. Ralph Gibson)

miércoles, 1 de junio de 2011

Resurrección



En el refugio de tu cuerpo
he sido otro:
un hombre distinto al que se había extraviado.
He huido de mí
burlando la ausencia,
hasta desalojar la frialdad que me había vuelto irreconocible.
En tu territorio no he percibido
el límite:
me crecía en cada paso
y cada huella afirmaba mi decisión.
Esa extensa llamada ha conjurado el vacío:
el que había hecho clamor
de mi soledad.
He visto la luz cuando todo estaba siendo ceguera
en mis instintos. Aprendizaje.
Santigüé mi sed
con la señal que emanaba desde todos tus vértices.
Resurrección.


(Foto. Brassaï)